Enfermedad de Alzheimer | Logopedia y Más | Tu Logopeda en Madrid

¿Qué es el Alzheimer?

Enfermedad de Alzheimer

Definición de la Enfermedad de Alzheimer

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa cuya manifestación se presenta con deterioros cognitivos y trastornos conductuales. También se le conoce como demencia senil de tipo Alzheimer. Los pacientes que tienen Alzheimer se caracterizan por la paulatina pérdida de memoria a corto plazo y de otras capacidades cognitivas superiores. A medida que las neuronas se van muriendo, las diferentes zonas del cerebro se van atrofiando. Una vez que se hace el primer diagnóstico, la duración del Alzheimer suele ser de unos diez años. Esto puede variar de un paciente a otro y de lo severa que sea dicha enfermedad.

La edad en la Enfermedad de Alzheimer

Cuando se deteriora el rendimiento de los circuitos colinérgicos del cerebro, es debido a la reducción de la producción por parte del cerebro de acetilcolina y esto es lo que provoca el Alzheimer. Suele aparecer a partir de los 65 años, aunque es común que se presente en gente más joven. Todos los cambios que experimenta una persona con Alzheimer son básicamente en el tejido de varias partes del cerebro. Además, sufren una progresiva pérdida de la sustancia química llamada acetilcolina que antes hemos nombrado. Las tasas de incidencia del Alzheimer después de los 65 años de edad lo podemos ver aquí:

Tasas de incidencia según la edad:

  • 65-69 3%
  • 70-74 6%
  • 75-79 9%
  • 80-84 23%
  • 85-90 40%
  • >90 69%

La mitad de todos los casos nuevos de demencia que aparecen cada año, son pacientes de Alzheimer. Existen diferencias de incidencia según el sexo. Es en las mujeres donde se aprecia un riesgo mayor de padecer esta enfermedad, en particular entre las mujeres mayores de 85. La OMS estimó en 2005 que el 0,379% de las personas en todo el mundo sufrían demencia y a nivel mundial para personas con 60 años o más el porcentaje es el 4,7%.

Causas de la Enfermedad de Alzheimer

Es complicado averiguar quién va a desarrollar esta enfermedad, ya que su causa a día de hoy es desconocida todavía. Algunos de los factores que pueden aumentar las probabilidades de padecer esta enfermedad son la edad, sexo, raza, herencia familiar, factor genético y factores medioambientales.

En lo que respecta a la edad, suele afectar a los mayores de 60 o 65 años; aunque existen casos entre menores de 40. Normalmente, la edad donde se encuentran la mayoría de los casos ronda los 80 años, por lo que se considera que el Alzheimer es una enfermedad muy favorecida por la edad. Las mujeres lo padecen con más frecuencia, ya que al vivir más tiempo que los hombres, estadísticamente son más propensas.

En lo que respecta a la raza, no tenemos nada que decir, ya que afecta a todas por igual. Hay una variante de la enfermedad del Alzheimer que se transmite a través de la genética. Sólo es un 1% de todos los casos, aunque el 40% de los pacientes con Alzheimer presentan antecedentes familiares. Hay varias mutaciones genéticas en genes que están relacionados con una proteína que se implica en el transporte y la eliminación del colesterol, se le denomina apolipoproteína.

Por último, dentro de los factores medioambientales tenemos el tabaco. Fumar se ha mostrado como un factor claro para el Alzheimer, al igual que las dietas con elevado contenido de grasa. Otro dato curioso nos dice que el pertenecer a una familia numerosa también parece influir bastante en padecer Alzheimer.

Minimizar los factores de la Enfermedad de Alzheimer

Algunos de estos factores como la edad, la genética o el sexo, no se pueden evitar. Pero los otros como el hábito del tabaco sí que puede ser modificable. Por ello, es importante que los factores de riesgo que son modificables se minimicen con planes preventivos para promover un estilo de vida saludable y una vejez activa. A día de hoy no existe ninguna prueba certera que nos diga si existe el Alzheimer. Es necesaria una valoración integral que abarque todas las áreas para llegar a un diagnóstico lo más veraz posible. Es importante ver la historia clínica del paciente que incluya todos los datos históricos. La familia es un punto bastante relevante ya que se considerará como la fuente más fiable a la hora de exponer al médico la evolución del paciente. Además, son importantes para anotar el seguimiento durante el período de tiempo entre consultas y es de vital importancia a la hora de realizar un tratamiento acorde al estilo de vida del paciente.

Síntomas de la Enfermedad Alzheimer

Los síntomas del Alzheimer surgen en un principio a base de pequeñas pérdidas de memoria que, con el paso del tiempo se hacen cada vez más notorias. Esto hará que el afectado tenga problemas para realizar sus tareas diarias simples y otras más complejas intelectualmente tales como leer, escribir, hablar, etc.

Los primeros signos de la enfermedad de Alzheimer pueden tener cambios en la personalidad, problemas de movimientos o al caminar, dificultades para comunicarse con los demás, sentirse fatigado con cierto bajo nivel de energía, pérdidas de memoria y cambios de estado de ánimo, problemas de atención y de orientación e incapacidad para resolver problemas aritméticos fáciles. Cuando algunos de los síntomas anteriores aumentan en frecuencia o gravedad interfiriendo en las actividades diarias y causan extrañeza entre los más allegados, es hora de ponerse en manos de un profesional médico para que determine la etapa en la que nos encontramos.

Se ha identificado una coincidencia entre la pérdida de memoria normal que viene relacionada con la edad y la demencia llamada Deterioro Cognitivo Leve. Las personas con este problema, tienen problemas de memoria, aunque sean capaces de realizar actividades en su día a día. Puede que a través de este problema vayamos hasta el Alzheimer, pero no siempre. Dentro del Deterioro Cognitivo Leve encontramos síntomas de pérdida de memoria que los demás perciben, bajo rendimiento en pruebas cognitivas y problemas en el estado de ánimo tales como depresión, la ansiedad o apatía.

Etapas Enfermedad de Alzheimer

En la primera etapa, las personas con Alzheimer suelen ser lentos en el habla y en la comprensión de una conversación. Experimentan cambios leves de pérdida de memoria y se observan pequeños cambios en el estado de ánimo. Suelen tener dificultad para aprender cosas nuevas y ello hace que pierdan energía y espontaneidad. Es común perder el hilo de los pensamientos a mitad de una frase o conversación. Aún realizan actividades básicas, pero puede que necesiten ayuda con tareas más complejas.

Una vez que estamos en la segunda etapa, la persona empieza a verse afectada realmente por la enfermedad del Alzheimer. Empiezan a recordar hechos pasados hace mucho tiempo y a la vez tienen dificultad para recordar hechos más recientes. Suelen tener dificultad para reconocer el espacio y el tiempo y no saben muy bien la hora, la fecha y el lugar donde están.

En la tercera etapa, los pacientes con Alzheimer ya pierden la capacidad de masticar y tragar alimentos. Suelen quedar postrados en la cama y se vuelven más vulnerables a otras enfermedades como la neumonía. Se vuelven cada vez más pasitos y pierden el control de su cuerpo. Es este punto donde necesitan ya atención constante. Lo peor de esta etapa es que ya no suelen reconocer a nadie.

Tratamiento de la Enfermedad de Alzheimer

A día de hoy no existe un tratamiento que revierta el proceso de degeneración que conforma el Alzheimer. Lo que sí se puede utilizar son algunos fármacos que pueden llegar a retrasar la progresión de esta enfermedad en determinadas etapas del Alzheimer.

Los anticolinesterásicos o inhibidores de la aceticolinesterasa, son fármacos que elevan los niveles de acetilcolina en el cerebro. Tacrina, galantamina, memantina, donepezilo y rivastigmina son fármacos que suelen darse en las primeras etapas de la enfermedad. Suelen conseguir que en las primeras etapas se retrase el deterioro de la memoria y de la atención. Pero en el 20% de los casos, estos medicamentos pueden tener efectos adversos causando trastornos gastrointestinales.

Los anticolinesterásicos pueden llegar a retrasar medio año el deterioro cognitivo de los enfermos con Alzheimer. Un 50% de los pacientes responde positivamente a la administración de este medicamento. Un 30% no responden a la medicación y un 20% responden muy positivamente según datos de la Fundación del Cerebro y la Fundación Española de Enfermedades neurológicas.

El tratamiento con fármacos suele combinarse con otro sintomático, que se administra a medida que se van observando diversos síntomas que acompañan al Alzheimer, tales como la depresión, nerviosismo, alteraciones del sueño o complicaciones estomacales. Para síntomas relacionados con la psique humana, suelen administrarse fármacos neurolépticos en casos muy extremos.

Logopedia y Alzheimer

Es importante también indicar que acudir al Logopeda para adultos o al Logopeda para la tercera edad, puede hacer que la enfermedad del Alzheimer se retrase. Los logopedas utilizan determinados ejercicios que pueden aumentar su calidad de vida. Desde la disciplina de la logopedia, se aborda el tratamiento en áreas como la memoria, la atención, el lenguaje, etc. causadas por cualquier patología. Los logopedas están capacitados para atender dichas necesidades en cualquiera de las etapas relacionadas con el Alzheimer. El logopeda intentará mantener activas las capacidades del paciente y reducir y atrasar la incidencia de la enfermedad.

En los centros de logopedia para adultos, los logopedas intentarán captar la atención del paciente ante una conversación. Es importante sostener la mirada y darles tiempo para que se puedan expresar. Llamarles por su nombre es una de las recomendaciones que siempre se dan desde un centro de logopedia para adultos. Utilizar un lenguaje sencillo y lleno de mensajes positivos hará que quieran estar motivados para comunicarse. Cuando necesiten realizar una tarea, trataremos de dividirla en subtareas e ir completándolas para llegar a la totalidad. Los gestos cordiales, cariñosos, sonrisas, etc. serán de vital importancia y les infundirá confianza a la hora de comunicarse.

Nuestro Centro de Logopedia para adultos está en Villa de Vallecas, muy cerquita de Santa Eugenia y del Ensanche de Vallecas. Nuestros logopedas en Madrid le atenderán y harán una primera evaluación gratuita. Es importante acudir al logopeda para adultos en cuanto se den los primeros síntomas del Alzheimer, ya que se puede dar una respuesta más temprana ante esta enfermedad. En nuestro Centro de Logopedia para adultos estaremos encantados de atenderte.

Contáctanos

Ubicación

Logopedia y Más

Centro de Logopedia en Madrid

Más Información

Dirección: Calle Sierra Morena, 42. Madrid, 28031. MADRID

Teléfono: 652988487

Horario: Lunes a Viernes de 09:00 a 22:00 y Sábados de 09:00 a 16:00

Web: www.logopediaymas.es

Email: info@logopediaymas.es

Metro: Villa de Vallecas y Sierra de Guadalupe

Autobuses: 54, 58, 103, 130, 142 y 143

Google: Pincha aquí para seguir las indicaciones de Google Maps

Formulario

Fecha
Título
Alzheimer
Valoración
51star1star1star1star1star