Lateralidad cruzada: tratamiento y ejercicios.

por | Abr 5, 2022

que es la lateralidad cruzada

Definición de lateralidad cruzada

Primero de todo, debemos partir de la base de definir qué es la lateralidad y cómo funciona en nuestro cerebro antes de explicar qué es la lateralidad cruzada.

La lateralidad se define como la preferencia que toma el ser humano de un lado de su cuerpo, es decir, la utilización preferente y aptitud superior de un lado de un cuerpo frente al otro, siendo uno de los hemisferios cerebrales el dominante. O, dicho en otras palabras, la capacidad de coordinar un lado del cuerpo frente a otro y discriminar cognitivamente sobre ellos. Digamos que es la brújula de nuestro esquema corporal.

La lateralidad se estimula desde el momento en que el ser humano nace, en el cual ya hay un hemisferio preferente y que, con la ayuda del medio en el que el niño se desarrolla y experimenta, se consolida la dominancia derecha o izquierda con el paso del tiempo.

Esta suele definirse definitivamente en torno a los 6 años, siendo esos primeros años de vida los más importantes, debido a que es cuando mayor aprendizaje hay ya que el cerebro está en pleno desarrollo.

La lateralidad y los hemisferios del cerebro

Tal dominancia lateral se ve reflejada por una respuesta de los hemisferios a los estímulos, como un proceso contralateral. Esto quiere decir, que la información que se percibe por el lado derecho del cuerpo, se procesa en el lado opuesto del cerebro, ya que las fibras sensorio-motoras se entrecruzan. Así, una persona diestra tendría su dominancia en el hemisferio izquierdo y una persona zurda en el derecho.

Y os preguntareis, ¿de qué se encarga cada hemisferio y cómo influye en nuestro funcionamiento?

El hemisferio derecho se encargaría de las emociones, las tareas creativas, la imaginación, y además se encarga de controlar los movimientos del lado izquierdo del cuerpo como hemos visto anteriormente.

Por otro lado, el hemisferio izquierdo es el encargado del pensamiento, la lógica, el razonamiento y el análisis, controlando los movimientos de la parte derecha del cuerpo.

Pero, ¿qué quiere decir la lateralidad cruzada?

La lateralidad cruzada se presenta cando no existe una dominancia clara de un lado del cuerpo sobre otro. Lo más común es que la persona con dominancia en su mano derecha, también presente para el pie, ojo y oído.

Ésta se da en torno al 20% de la población. Estas personas además de presentar diferentes lados de dominancia en las distintas partes del cuerpo, pueden presentar problemas de psicomotricidad y afectar al desarrollo cognitivo.

¿Qué características suelen presentar este tipo de personas?

Las características son las siguientes:

  • Dificultad en la lectura, como lentitud y falta de ritmo.
  • Dificultades en la escritura, al escribir las letras y números en espejo.
  • Dificultad en distinguir la derecha y la izquierda, por alteración en orden espacial.
  • Problemas de atención, concentración y/o hiperactividad.
  • Mejor desempeño en actividades verbales que escritas.
  • Agotamiento físico y mental, quizás también emocional.
  • Insomnio y lentitud.
  • Desequilibrio y torpeza.
  • Alteraciones de lenguaje.
actividades lateralidad cruzada

¿Cómo afecta la lateralidad en el aprendizaje?

A medida que el niño crece y su cerebro se va desarrollando, se va generando una mejor conexión e intercambio de información entre ambos hemisferios, lo cual depende de la lateralidad que hemos mencionado anteriormente. Ésta, está implicada en numerosos procesos del aprendizaje escolar y podría generar, en caso de estar afectada, dificultades de aprendizaje en niños de temprana edad, ya que este proceso posibilita la comprensión de los códigos del lenguaje alfabético y numérico, esenciales para el desarrollo de aspectos espacio-temporales y aquellos que tienen relación directa con el aprendizaje

Existe evidencia de que los peques con lateralidad cruzada, tienen un menor desempeño en procesos de lectoescritura, lo que destaca la relevancia del correcto desarrollo psicomotor infantil como factor esencial en el aprendizaje escolar.

Todo ello podría desencadenar un rendimiento inferior al esperado, mostrando dificultades tanto en la lectoescritura, el habla y el cálculo, ya que el niño maneja símbolos (letras y números), donde las coordenadas temporales y espaciales serán esenciales para su comprensión (por ejemplo, la posición de una letra dentro de una palabra o un número de cifra larga…), así como problemas asociados de concentración y comprensión, relación social y desmotivación por parte del niño al verse con tales dificultades.

Los hemisferios del cerebro y la lectoescritura

En el proceso lector, es el hemisferio dominante el que realiza la primera función de acceso al significado y decodificación de la palabra. El otro hemisferio recibe la información por vía visual y enriquece el significado de la palabra, ya que añade todo el contexto experimental que se relaciona con esa información y con las palabras.

En la escritura, el desarrollo de la coordinación óculo-manual tiene influencia en el aprendizaje de la escritura, debido a la importancia del ajuste y precisión de la mano durante la prensión y la ejecución de la grafía. Esto requiere un gesto gráfico, en el cual están implicados componentes de dirección, espacialidad, organización, así como otros motores como la fuerza, la precisión el tono y la coordinación. Una correcta direccionalidad del trazo será muy importante en la lecto-escritura ya que en este proceso servirá para desarrollar la pre-escritura de las letras minúsculas enlazadas.

Dislexia y lateralidad cruzada

La dislexia no está necesariamente ligada a una lateralidad cruzada, pero sí que hay cierto porcentaje de niños afectados por este trastorno con problemas de dislexia. La lateralidad afectará a la orientación espacio-temporal necesaria para integrar nociones derecha izquierda. Afectará tanto a nivel de motricidad gruesa, como fina, y a la ubicación de los números para realizar operaciones matemáticas, o seguir el orden de los pasos a llevar a cabo en una operación o resolución de un problema. Sí podría afectar a la coordinación ojo-mano, influyendo en la capacidad para escribir, así como manipular.

¿Qué tratamiento puede hacer el logopeda?

Como en casi todas las patologías, el trabajo no va de la mano de un solo profesional, sino que forma parte de un trabajo multidisciplinar en el que participan una variedad de profesionales con el fin de tratar los objetivos propuestos desde sus respectivos campos y conocimientos. Por tanto, los logopedas no nos encargamos completamente de trabajar la “lateralidad cruzada” pero como se ha visto en apartados anteriores, influye en el desarrollo escolar de nuestros peques y por ende en lo que trabajamos con ellos cuando presentan patologías como por ejemplo la dislexia.

El logopeda colaborará en este tratamiento mediante ejercicios destinados a los objetivos propios de su área que quiera trabajar, como pueden ser la direccionalidad de las letras, la percepción corporal y la coordinación visomotriz que influye en la lectoescritura, entre otras.

Juegos de consciencia del propio cuerpo con esta patología

  • Juegos de derecha izquierda, utilizando flechas, stickers, animales, etc., clasificando cada uno según hacia dónde miren
  • Algunos juegos para trabajar partes del cuerpo. Podríamos trabajarlo de una forma tan sencilla como ponernos delante de un espejo y señalarnos, poneros pegatinas en la parte que nos digan, jugar con muñecos (ej. el señor potato), etc.
  • Juegos de conciencia espacial. Una tarea sería poner objetos por el salón y hacerles preguntas al respecto o darle instrucciones. Ejemplo: dime dos objetos que estén a la misma distancia, uno que esté más arriba, a la derecha, etc.
  • Tangram (juego de construcción de siluetas). Éste mejora la percepción, la capacidad de interpretar y comprender los estímulos que percibimos a través de los sentidos. Este juego permite que el peque observa piezas y modelos y desarrolle su capacidad de interpretar al ubicar las figuras. Mejora además la atención y la concentración
  • Juego de las diferencias. Este juego agudiza la percepción visual y espacial al mismo tiempo que contribuye a la apreciación de las diferencias cromáticas y del contorno de las figuras. También contribuye a desarrollar su capacidad analítica, mejora su agilidad mental y estimula la memoria visual y de trabajo

Actividades de coordinación visomotriz

  • Deportes: básquet, fútbol, ir en bicicleta, juegos de puntería…, todo ello desarrolla estas habilidades en pleno movimiento.
  • Videojuegos ¡Si! Aunque se los neguemos tanto, tienen muchos beneficios, como la mejora de la memoria de trabajo y las funciones ejecutivas, fomenta el pensamiento crítico, la creatividad…
  • Hacer dibujos con recortes de papel de colores “collage”.
  • Actividades de costura, difícil pero muy útil para desarrollar esta habilidad, mantener la concentración y ya puestos, la motricidad del peque.
  • Calcar dibujos, ¿quién no ha hecho esto para fingir que dibujaba súper bien? ¡Pues tiene sus beneficios!
  • Copia de modelos, con el objetivo de desarrollar las habilidades de percepción visual y de coordinación visomotriz. Ayuda a los niños a obtener y organizar información visual del ambiente e interpretar lo que ven.
  • Dibujos inacabados, para lo cual trabajaríamos los mismos objetivos que en la tarea anterior.

Actividades de discriminación de fonemas

  • Lectura.
  • Seguir un cuento que alguien lee en voz alta.
  • Juegos de encontrar letras y diferenciarlas.
ejercicios lateralidad cruzada

Conclusiones

Dado que existe relación entre los tipos de lateralidad y el aprendizaje escolar, sería conveniente que en la escuela se detecten los problemas que pueda presentar el niño y se realice una intervención lo más temprana posible. En general, cuando un niño a los 6-7 años tiene problemas en el inicio de la lecto-escritura, se le debe hacer un apoyo especial para abordar estos problemas.

No es aconsejable obligar a los niños a usar un lado como dominante, sino que se deberían respectar sus preferencias ya que están basadas en sus conexiones cerebrales. Podemos potenciar la integración sensorial en estos peques a través de actividades para trabajar la coordinación viso motriz y la integración de la información, sin olvidar por supuesto el trabajo multidisciplinar.

Bibliografía

  • Mayolas, C. Villaroyo, A., y Reverter, J. (2010). Relación entre la lateralidad y los aprendizajes escolares.
  • AnCel | Centre Psicopedagògic a Horta
  • Veloso, A., Giménez, J. L., Vázquez, M. C., Corcuera, J. R., Guinot, F., & Puigdollers, A. (2021, June). Correlación entre el patrón de erupción de la dentición definitiva y la predominancia de la lateralidad de la función motriz: un estudio transversal. In Anales de Pediatría (Vol. 94, No. 6, pp. 396-402). Elsevier Doyma.
  • Portellano, P. Ã., & Robles, S. Ã. (1998). Lateralidad y funciones cognitivas. Estudio de su interacción. Clinical and Health, 9(3), 549-562.
  • Senado Krammer, J. (2016). La importancia de la lateralidad y la dislexia dentro del ámbito escolar.
  • Rojas Velasco, A. (2016). Dificultades de aprendizaje: visuales, lateralidad y dislexia.
  • Bilbao, A., & Oña, A. (2000). La lateralidad motora como habilidad entrenable: Efectos del aprendizaje sobre el cambio de tendencia lateral. European Journal of Human Movement, (6), 7-27.
  • Mayolas Pi, M., Villarroya Aparicio, A., & Reverter Masià, J. (2010). Relación entre la lateralidad y los aprendizajes escolares. Educación física y deportes, 2010, núm. 101, p. 32-42

Pin It on Pinterest

Call Now Button