¿Qué es el TDA y cuál es su tratamiento?

por | Feb 8, 2020

tda

Definición de TDA

El TDA o Trastorno por Déficit de Atención, es un trastorno del neurodesarrollo que se da en las personas debido a la falta de atención. En general, se trata del trastorno más importante dentro de la psiquiatría y/o psicopatología infantil. Además, es evidente que muchas personas con importantes problemas para concentrarse no son hiperactivas. 

Por ello, hasta hace poco tiempo el diagnóstico ni siquiera se planteaba en aquellos niños que no eran hiperactivos. En consecuencia, muchos sujetos con TDA no eran diagnosticados adecuadamente. Por lo tanto, los pacientes que sufran estos síntomas deben ser evaluados por un pediatra neurológico. Es decir, se tiene que evaluar por este profesional para comprobar que no existe un problema físico o un TDA que pasa desapercibido adquiriendo consecuencias negativas en su vida.

Es muy importante una detección temprana por parte de los profesionales sanitarios y de las personas responsables de la educación infantil. Normalmente, el objetivo es realizar un tratamiento individualizado para poder desarrollar las mejores habilidades para convivir con este síntoma.

¿Cuál es la diferencia entre TDA y TDAH?

En primer lugar, mientras que los niños con TDAH pueden llegar a padecer una inquietud enardecida, un porcentaje significativo de los niños con TDA son lentos y tranquilos. Además, en lo que respecta al sexo se da con mayor frecuencia en niñas. 

Es decir, la diferencia entre el TDA y el TDAH son bastante visibles debido a que los niños con TDAH se mostrarán más abiertos e impulsivos. Y por otro lado, los niños con TDA serán más tranquilos y más introvertidos.

En consecuencia, muchos niños con TDAH manifiestan problemas sociales debido a su impulsividad. Sin embargo, algunos niños con TDA tienden a tener problemas sociales debido a su falta de iniciativa, pasividad o timidez. Además, estos niños suelen tener una elevada predisposición a la ansiedad. Por eso, muchas veces no son estudiadas hasta la época adolescente, ya que no manifiestan problemas de conducta preocupantes.

Hoy en día, puede ser necesaria esa diferenciación. Además, el DSM-5 en la última versión de esta clasificación, reconoce el TDAH con tres subtipos:

  • Presentación combinada o mixta.
  • La presentación predominante con falta de atención, TDA.
  • Presentación predominante hiperactiva/impulsiva, TDAH.

¿Cuáles son las características?

Los niños con déficit de atención o TDA presentan en muchas ocasiones confusión e inatención. Por ello, esta situación los lleva a una pérdida importante de la información. Además, muestran un tempo cognitivo lento, a lo que hay que sumar dificultades de memoria a la hora de retener información nueva.  Es decir, cometen errores con mucha frecuencia cuando interactúan con las instrucciones orales o escritas.

Hoy en día, los investigadores coinciden en que el TDA es una alteración del desarrollo que evoluciona a partir de la conjugación de varios factores. De hecho, uno de ellos es la predisposición genética. Además, algunos estudios, los niños con padres, hermanos o tíos con el trastorno tienen mayores probabilidades de desarrollarlo. Por otro lado, el consumo de sustancias tóxicas durante el embarazo, puede desencadenar o acentuar los síntomas del TDA.

Dentro de un colegio infantil, el comportamiento de los niños sugiere estas características del TDA:

  • Gran dispersión mental y fácil distracción.
  • Dificultades a la hora de comprender las cosas al cien por cien.
  • Las tareas que requieran mucha concentración, les resultan muy costosas.
  • Suelen distraerse y se olvidan de las cosas si no las han entendido.
  • No suelen prestar atención a los pequeños detalles que le rodean.
  • Normalmente no suelen atender cuando alguien le está hablando.
  • Muestran algunos problemas en la organización de tareas del día a día.
  • Tienen una capacidad para olvidar donde se han dejado los objetos o juguetes.
  • Suelen mostrar movimientos muy lentos en tareas psicomotrices y cognitivas.

Síntomas del TDA

Los síntomas del TDA suelen variar dependiendo de la edad, sexo y también del nivel de TDA que exista. Por lo tanto, es importante que los pacientes que sufran este tipo de síntomas han de acudir a un especialista para poder ser evaluado. El objetivo es poder realizar un tratamiento precoz y reconocer estos síntomas. 

A continuación, os mostramos algunos síntomas del TDA más comunes:

  • Sensación de tener la impresión de estar en las nubes.
  • Problemas para centrar su atención en algo en particular.
  • Dificultades para concentrarse en una sola cosa.
  • Los adultos a su vez encuentran más dificultades en el marco de su vida laboral.
  • Dificultades en mantener un ritmo musical.
  • Les es muy difícil controlar sus impulsos.
  • No son capaces de ubicar sus emociones y en consecuencia se angustian.

Por otro lado, vemos que el estrés puede agravar los síntomas de TDA. Es decir, el estrés va a hacer que las personas que padecen TDA tengan aún más dificultades para concentrarse. Por ello, el estrés va a hacer aún más complicado que las personas con TDA corrijan sus problemas. De hecho, el estrés dificulta la toma de decisiones o la posibilidad de una reflexión clara.

tda en niños

TDA, cómo tratarlo

Hoy en día, existen diferentes tratamientos para el TDA que contribuyen a mantener bajo control los síntomas. Generalmente, lo más habitual es recurrir a la terapia conductista, aunque en algunos casos también puede ser necesario echar mano a los medicamentos.

Además, el tratamiento farmacológico se basa en el uso de dos tipos de fármacos. Por un lado, los estimulantes como el metilfenidato. Y, por otro lado, los no estimulantes como la atomoxetina y la guanfacina. Sin embargo, el medicamento y la dosis variarán según el caso.

En definitiva, se pueden proponer los siguientes componentes posibles de un tratamiento:

  • Conductual, para fomentar las conductas positivas.
  • Tratamiento cognitivo para ayudar a establecer un pensamiento organizado.
  • Ayuda a los padres: mediante cursos de formación, conferencias, grupos de trabajo, etc.
  • Asesoramiento a profesores: mediante información del TDA.
  • Farmacológico siempre bajo prescripción y seguimiento médico.
  • Cursos para el niño/a adolescente de habilidades sociales.
  • Psicopedagógico o refuerzo escolar especializado.
  • Tratamiento de Logopedia, para la mejora y el uso de técnicas del lenguaje.

Causas y factores de riesgo del Trastorno de Déficit de Atención

Hoy en día, el TDA suele afectar a un 7% de los niños y también a un 4% de los adultos que han sido diagnosticados. Hemos de saber que no existe una cura para este tipo de trastorno. Sin embargo, es importante señalar que con un diagnóstico precoz y un tratamiento favorable, se puede mejorar mucho la calidad de vida. En consecuencia, habrá que trabajar de forma continuada y extensa para poder llegar a un caso de éxito.

El TDA puede tener unos factores genéticos y puede transmitirse entre generaciones. Por lo tanto, existen familias en las que puede que haya más de un caso de este tipo. Sin embargo, aún no se han encontrado factores que vayan más allá de la genética. Existen estudios que están intentando identificar más factores, pero este trastorno puede afectar por igual a todo el mundo exceptuando el caso hereditario.

Si vemos que nuestro hijo presenta algún tipo de síntoma o está incluído en el grupo de factores de riesgo, es importante acudir a un especialista. En caso de necesitar ayuda, en Logopedia y Más te podemos asesorar sobre qué camino hay que seguir dentro de estos casos. Sin embargo, no debemos preocuparnos demasiado ya que si hemos llegado hasta el punto de pensar que “algo no me cuadra” es que vamos por buen camino.

tda adultos

TDA en adultos

Siempre que pensamos en el TDA, lo hacemos con la mente puesta en los niños. Pero no, ya que también existe el TDA en adultos y hemos de ver que un niño evolucionará a adulto en pocos años y debemos estar preparados. Como sabemos, este tipo de trastorno no tiene cuera, por lo que irá acompañando a nuestros hijos desde la etapa infantil a la adulta.

Uno de los factores que más diferencia a un adultos con TDA en la calidad y cantidad de terapia que haya recibido en la edad infantil. Sí que hay casos, en los que habrá que complementar estos tratamientos con los farmacológicos.

Pero es el tratamiento con terapias el que va a diferenciar su calidad de vida en la edad adulta. Un adulto con TDA controlado desde pequeño, sabrá ver cuáles son los límites, sus soluciones a sus problemas y sabrá perfectamente habituarse a cualquier tipo de situación. Además, no hay que olvidar en poder seguir realizando entrenamientos en habilidades sociales y cognitivas para poder mantener los objetivos y metas establecidas.

Por otro lado, según varios estudios se puede ver que sí existen diferencias entre adultos con TDA y los que no la tienen. Los síntomas del TDA en adultos pueden ir más allá de un déficit de atención. Los adultos con TDA suelen llegar a tener conductas temerarias y fueras de la legalidad como abuso en sustancias estupefacientes. Además, en determinados casos extremos, el TDA en adultos puede mostrar conductas sexuales inapropiadas.

Por ello, es importante seguir las pautas terapéuticas en la edad adultos. De esta forma, estaremos estableciendo un patrón de ejercicios y de herramientas para controlar este tipo de comportamientos. Ya que, si sumamos el TDA en la edad adulta junto con el consumo de drogas, estaremos creando un cóctel difícilmente manejable.

Intervención Logopédica

Generalmente, la mayoría de los niños con TDA presentan problemas de aprendizaje, así casi la mitad de los niños hiperactivos, tienen un bajo rendimiento escolar. Además, pueden tener dificultades perceptivas, por lo que no diferencian bien entre letras y líneas. También, suelen presentar poca capacidad para organizar la información que reciben a través de los sentidos.

Por ello, estas dificultades se manifiestan en la adquisición y manejo de la lectura, escritura y cálculo. De hecho, son frecuentes los problemas a la hora de memorizar y generalizar la información adquirida. Además, es normal que aparte del TDA existan de forma paralela otros trastornos como la dislexia.

Dentro de la intervención logopédica del TDA, habilitamos a las personas de diferentes estrategias y técnicas conductuales. Algunas de ellas, son específicas para el niño y otras están destinadas a entrenar y formar a los padres y a los educadores, tanto en el ámbito escolar como en el familiar.

En Logopedia y Más, contarás con la ayuda profesional para poder ofrecer a tu hijo las estrategias y herramientas para combatir este trastorno. Es importante que tanto la familia, otros profesionales y en el colegio existan vectores en la misma dirección del principal objetivo: mejorar la calidad de vida del niño. 

tratamiento tda

Bibliografía

  • TDAH y tú. (2017). «TDAH y comorbilidad.». TDAH y tú. Consultado el 31 de octubre de 2018.
  • Moreno Fontiveros, María Ángeles; Martínez Vera, María José; Tejada González, Antonio; González Igeño, Visitación; García Resa, Oscar (octubre de 2015). «Actualización en el tratamiento del trastorno del déficit de atención con/sin hiperactividad (TDAH) en Atención Primaria».
  • Rivera-Flores, G.-W. «Etiología del trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad y características asociadas en la infancia y niñez.»
  • Herranz, JL; Argumosa, A (2000). «Neuropediatría – Trastorno con déficit de atención e hiperactividad»
  • PONENCIA PARA PRIMER DEBATE AL PROYECTO DE LEY N° 138 de 2017
Call Now Button

Pin It on Pinterest