¿Qué es la Disprosodia? Definición y Síntomas

por | Ene 14, 2021

disprosodia definición

Definición de la disprosodia

La disprosodia es la dificultad para pronunciar o entonar adecuadamente las palabras. Se caracteriza por alteraciones en la intensidad, las pausas, el ritmo, la cadencia y la entonación de las palabras. Por ello, la persona que tiene disprosodia puede comprender el lenguaje y vocalizar las respuestas deseadas. Sin embargo, encuentran dificultades para controlar la manera en que enuncia dichas respuestas.

Además, uno de los trastornos asociados con la disprosodia es el síndrome del acento extranjero. Es decir, este síndrome consiste en que la dificultad en la pronunciación hace que parezca que la persona con disprosodia tiene un acento extranjero. Por ello, disprosodia y síndrome del acento extranjero suelen utilizarse como denominaciones diferentes de un mismo trastorno. 

En general, las personas con disprosodia pueden hablar con una fluidez razonable. Sin embargo, puede verse alterado el ritmo de su discurso, entre otros problemas. Normalmente, la disprosodia es una alteración relativamente rara y poco conocida entre la población general. Por ello, en la logopedia la prosodia estudia los rasgos fónicos que afectan a la métrica. Por ejemplo, el ritmo o la estructura de los versos, pero especialmente los acentos y la entonación.

Causas de la disprosodia

Las causas de la disprosodia son las siguientes:

  • Lesión cerebral. La lesión cerebral traumática leve puede afectar las neuronas cerebrales de forma temporal. Normalmente, la lesión cerebral traumática más grave puede provocar hematomas, tejidos desgarrados, sangrado y otras lesiones físicas en el cerebro. Por ello, estas lesiones pueden provocar complicaciones a largo plazo o la muerte.
  • Otros tipos de traumatismos cerebrales.
  • Enfermedades neurológicas. Las enfermedades más frecuentes son las demencias, el ictus, la epilepsia, la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple o la migraña. También, hay que desatacar otras enfermedades neurodegenerativas y neuromusculares como la esclerosis lateral amiotrófica, las distrofias musculares o las disfonías.
  • Tumor. Actualmente, no existen causas directas que expliquen la aparición de un tumor cerebral. Sin embargo, existen algunos tumores que pueden originarse de forma hereditaria o por inducción debida a agentes físicos. Por ello, se considera que la gran mayoría de los tumores tienen un origen multifactorial.
  • Ictus. Se produce cuando hay una rotura u obstrucción en un vaso sanguíneo reduciéndose el flujo de sangre que llega al cerebro.

Sin embargo, se han reportado también casos de disprosodia después de cirugías en la laringe. Por ello, esto puede indicar que no necesariamente hay una etiología únicamente neurológica.

Actualmente, la disprosodia se ha explicado por funciones cognitivo-afectivas relacionadas con áreas corticales del hemisferio cerebral derecho. Y, de manera más reciente, ha comenzado a investigarse la participación de la estructura subcortical y la relación de la prosodia con la comunicación y el procesamiento emocional en distintos síndromes.

disprosodia

Tratamiento de la disprosodia

Los logopedas son las personas que pueden ayudar a recuperar los patrones de habla anteriores a la disprosodia. Sin embargo, los expertos aún no han logrado comprender del todo los mecanismos de la disprosodia. Por ello, es uno de los motivos por los cuales no existe un tratamiento para esta condición. Sin embargo, algunos de los investigadores en este campo consideran que es probable que las personas recuperen con el tiempo su patrón habitual en la forma de hablar.

La disprosodia de tipo lingüístico, suele evaluarse y tratarse con terapia de lenguaje. Es decir, se realizan ejercicios de identificación de señales prosódicas en situaciones naturales. Por lo que, se realizaran prácticas con conversaciones cotidianas.

Normalmente, es posible que parte del personal sanitario no esté familiarizado con ella. Por ello, los logopedas con experiencia y los expertos en esclerosis múltiple probablemente podrán proporcionarle información al respecto. Además, realizarán una serie de análisis junto con consejos para su manejo. También, existen asociaciones y grupos de apoyo que pueden resultarle de utilidad en estas circunstancias.  

sintomas de la disprosodia

Disprosodia y aprosodia

La aprosodia es una alteración de los diversos mecanismos que tenemos para comunicarnos. Por ello, cuando la sufrimos, nuestras palabras carecen de tono, de ritmo, el tono, el acento, la entonación, etc. Además, las aprosodias suelen atribuirse a la alteración del hemisferio derecho del cerebro. Por lo tanto, es difícil distinguir la aprosodia de la apatía, sobre la base de la capacidad de manifestar reactividad emocional. Además, la disminución de la motivación no es un síntoma de aprosodia.

Por otro lado, es necesario mencionar que esto no sucede de un día para otro porque sí, sino que la aprosodia es consecuencia de lesiones cerebrales. Por ello, también puede aparecer si la persona está diagnosticada con autismo. Además, la aprosodia es un síntoma frecuente de la enfermedad de Parkinson.

Se ha distinguido dos tipos de aprosodia:

  • Aprosodia motora, que se manifiesta por una dificultad para expresar los aspectos emocionales del lenguaje.
  • Aprosodia sensorial, que se manifiesta por una incapacidad para comprender los aspectos emocionales del lenguaje del que habla.

Bibliografía

  • Caekebeke, J.F., Schinkel-Jennekens, A., van der Linder, M.E., Bruruma, O.J. y Ross, R.A. (1991). The interpretation of dysprosody in patients with Parkinson’s disease. Journal Neurologycal, Neurosurgery & Psychiatry, 54(2): 145-148.
  • Gallardo, B. y Moreno, V. (Eds.). (2010). Estudios de Lingüística clínica. Volumen 5. Aplicaciones Clínicas. Universitat de Valencia: Valencia.
  • Sidtis, J. J. y Van Lancker, D. (2003). A Neurobehavioral Approach to Dysprosody. Seminars in Speech and Language, 24(2): 93-105.
  • Pell, M. (1999). Fundamental Frequency Encoding of Linguistic and Emotional Prosody by Right Hemisphere-Damaged Speakers. Brain and Language. 69 (2): 161–92.
Call Now Button

Pin It on Pinterest